Isabel Soto, de 89 años, recuperó su pasión por el baile tras cuarenta y seis años: "Cuando bailo se me olvidan los dolores"