Tres magos, tres estilos: Martí, Juan y Coke demuestran que hay magia para todos los gustos