Marcelo combina el violín con música techno y hace vibrar a Dani Martínez