Con sangre en la frente: Sakir clava clavos golpeándolos con su cabeza