Miriam, la gran triunfadora de la noche, se salva de la expulsión y sus compañeros enmudecen: “Me voy a quedar hasta quemar el último cartucho”