La Comisión Europea presenta un plan para reactivar el turismo y salvar las vacaciones de verano