La nueva normalidad loca de las peluquerías: cita previa, lista de espera, desinfecciones y cada uno con un cliente