La igualdad de género corregirá los libros de texto en Andalucía mientras que la tergiversación independentista seguirá en los de Cataluña