Los universitarios granadinos sí quiere ir a clase