Peineta de una espectadora a Nadal: el mallorquín no se lo puede creer y se lo toma con humor