Un año desde el confinamiento de Wuhan: sus ciudadanos viven ahora cierta normalidad