Dos hermanos sobrevivieron al primer atentado en Sri Lanka y murieron en su huida en una segunda explosión