Hallan en una bolsa de plástico el cadáver de una niña de siete años que fue secuestrada y torturada