La carta de suicidio de Alan García: "No tengo por qué aceptar vejámenes"