Castigo al estilo talibán: cuelgan los cadáveres de cuatro secuestradores en varias plazas de Herat