La Comisión Europea reconoce como inversión "verde" ciertos proyectos nucleares o de gas hasta 2045