La explosión del puerto de Beirut desata la ira de los ciudadanos: varios heridos en manifestaciones contra el gobierno