Conmoción internacional ante el incendio desatado en la catedral de Notre Dame