Johnny McFadden sí que logra guardar la distancia social en su pub: su valla eléctrica aleja a todos de la barra