Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Darinka, la niña de 10 años de Bucha que encontró una granada en el interior de su piano

Tatiana Monko, una mujer de la localidad de Bucha, donde se vivió una masacre de civiles hace unas semanas, tuvo que huir de su casa tras el inicio de la guerra de Ucrania. Después de mantenerse alejada de su vivienda tres meses, regresó con su hija Darinka este sábado y la encontró en ruinas. El piano de la pequeña de 10 años, no obstante, no presentaba daños, lo que despertaba dudas. La mujer investigó y, horrorizada, encontró una granada en su interior.

Afortunadamente, el explosivo no llegó a detonar. La vivienda se encontraba destrozada por las bombas y proyectiles del Ejército ruso. Además, descubrieron que algunos soldados la habitaron un tiempo: "Nos rompieron la puerta de casa. Todo ha quedado tirado por el suelo. Muchas cosas han quedado dañadas, nos han saqueado", explicó a 'VICE News' Tatiana.

El piano de la pequeña Darinka, a la que le encanta tocar, no presentaba ningún daño. Estaba intacto, lo que despertó dudas e incertidumbre en Tatiana. Además, observó que los premios y los trofeos de su hija habían sido ordenados de forma incorrecta y diferente a la última vez que las había visto.

Un grupo de especialistas encontró la granada bajo los martillos del piano de Darinka

La mujer decidió entonces llamar a un grupo de especialistas para que revisaran el instrumento y su sorpresa fue maýuscula: "Mientras limpiaban el piano, esperábamos fuera del apartamento. Cuando los especialistas abandonaron el apartamento, informaron que se había colocado una granada en el piano de los niños".

El grupo de expertos detectó que la munición se había colocado bajo los martillos del piano. Era una granada VOG-25P, muy frecuente en el equipo de los soldados rusos. La mujer tuvo dudas por los avisos que han lanzado las autoridades locales sobre el riesgo de minas y trampas explosivas en Bucha y otras localidades.

"No pude dormir tranquila durante varios días. No entiendo cómo pudieron poner explosivos en el piano de una menor", subrayó la madre, que denunció que era obvio que el instrumento era de su hija, por lo que la granada se colocó a drede, supuestamente. El daño potencial a su familia podría haber sido mortal.

Tatiana Monko, madre de Darinka: "Da miedo incluso pensar en el dolor irreparable que habían preparado"

Darinka tiene un hermano menor, de seis años: "La quiere mucho y siempre está con ella al piano". "Da miedo incluso pensar en el dolor irreparable que los soldados rusos habían preparado para nuestra familia", agregó la mujer.

El incidente se difundió a través de las redes sociales, desde una publicación de una violinista y profesora de música de Bucha. Y es que solo la semana pasada se descubrieron 1.200 minas en la ciudad. Las autoridades advierten de los peligros de las trampas explosivas.

Las tropas rusas llegaron a Bucha en los primeros días de la guerra a finales de febrero, de camino a Kiev. Su objetivo era el asedio, pero se encontraron con una resistencia inesperada, quienes utilizaron drones para eliminar los vehículos y retaguardia en la columna de tropas rusas. Cuando se retiraron, se descubrieron las fosas comunes.