El presidente de Afganistán abandona el país tras la entrada de los talibanes en Kabul