El príncipe Guillermo ocultó su positivo en coronavirus para no preocupar a los británicos