La temperatura del planeta subirá 3,2 grados, más del doble del límite para frenar el cambio climático