Trump convierte una sesión informativa sobre el COVID-19 en un auténtico berrinche