La presidenta de la CE admite que “demasiado optimista” con la disponibilidad de vacunas