Amistades peligrosas: la ministra Delgado contra las cuerdas resiste... por ahora