Aglomeración de periodistas, gritos de fuera y vergüenza y polémica en la inauguración del Isabel Zendal