Los partidos de derecha celebran la detención de Puigdemont mientras que los catalanes le muestran su apoyo