Barcelona se convierte en una ciudad sin ley: se disparan los hurtos y las agresiones sexuales