La emoción desborda a Bonilla al recordar a su padre en una investidura que refleja las heridas del PP