Los cooperantes Vilalta y Pascual, rumbo a España