Corinna afirma que el Rey Juan Carlos la usó como testaferro y que tenía cuentas en Suiza a nombre de su primo