La disparidad de criterio de los tribunales dibuja un mapa de medidas desigual con el fin del estado de alarma