Entusiasmo en Génova que vuelve a saborear una victoria