Hosteleros vascos reabren los bares entre la ilusión, los nervios y muchas medidas de prevención