El independentismo no cede: 48 horas de tensión en las calles de Cataluña