El encendido de las luces navideñas llega entre aglomeraciones, calles abarrotadas y preocupación por la covid