Las protestas contra el Gobierno crecen en toda España para reclamar el fin del confinamiento por el coronavirus