Abascal se queda solo en su moción de censura, la menos apoyada de la historia de la democracia