Nacionalistas e independentistas llegan al Congreso con 36 escaños y rompen su techo histórico