Navarra, como Madrid, también se resiste a confinar la Comunidad pese a las cifras alarmantes de Peralta