La nueva colada del volcán de La Palma avanza a unos 50 metros por hora y aumenta la sismicidad