El cinturón rojo se tiñe de azul y Ayuso se alza como la gran vencedora del 4M