Los políticos presos, en la prisión catalana de Lledoners