El polvo sahariano complica la situación del volcán de La Palma: se mezcla con los piroclastos