La lava llega sin freno al mar de la Palma: destroza toda la fauna marina que hay a su paso