La mortalidad de ómicron es ahora una cuarta parte de la gripe, pero la saturación en los hospitales asusta