Grupos radicales vuelven a provocar altercados en el centro de Barcelona: la batalla campal se salda con un detenido