El Supremo rechaza que los condenados tengan que cumplir la mitad de la pena para acceder al tercer grado