Torra no dimite y sigue empeñado en que Sánchez le coja el teléfono